LAS INSTITUCIONES VASCAS APARCAN LA REFORMA DEL REPARTO DE INGRESOS QUE PERJUDICA A GIPUZKOA

LAS INSTITUCIONES VASCAS APARCAN LA REFORMA DEL REPARTO DE INGRESOS QUE PERJUDICA A GIPUZKOA

12/10/2019Fuente: DIARIOVASCO.COM

Gipuzkoa, Bizkaia y Álava, que acordaron en febrero la creación de un Fondo Extraordinario, anunciaron el compromiso de volver a negociar en otoño

 

Es el cuento de nunca acabar. Un problema de difícil solución porque exige que todas las partes implicadas cedan y nadie de momento parece estar por la labor. Así las instituciones van a aparcar una vez más la reforma del reparto de ingresos que históricamente ha perjudicado a Gipuzkoa y también a Álava. Las tres diputaciones forales, el Gobierno Vasco y Eudel, la asociación que agrupa a los municipios, eludirán en el Consejo Vasco de Finanzas (CVF) que se celebra mañana en Vitoria el de- bate sobre la Ley de Aportaciones, que en su diseño actual requiere al territorio guipuzcoano un esfuerzo económico de aportación a la caja común superior al que le correponde por su peso en el PIB vasco.

Tanto el Ejecutivo vasco como los responsables forales de los tres territorios se comprometieron, coincidiendo con la apertura del nuevo curso político, a retomar en septiembre la negociación para lograr un nuevo diseño de la Ley que rige el reparto de ingresos con el objetivo de avanzar en el acuerdo. Así lo anunciaron a finales de julio en la primera reunión de trabajo conjunta que tras las elecciones forales mantuvieron en Ajuria Enea el lehendakari, Iñigo Urkullu, y los diputados generales de Gipuzkoa, Markel Olano; Bizkaia, Unai Rementeria, y Álava, Ramiro González.

Pero según las fuentes consultadas por este periódico, el tema no está en el orden del día del CVF de octubre, que se celebra mañana, y cuya misión fundamental es fijar las previsiones de cierre de recaudación para el año vigente –2019– y los ingresos para el siguiente –2020–, un cálculo sobre el que se elaborarán los presupuestos de las instituciones vascas para el próximo ejercicio.

LAS INSTITUCIONES VASCAS APARCAN LA REFORMA DEL REPARTO DE INGRESOS QUE PERJUDICA A GIPUZKOA

El mensaje es claro. La Ley de Aportaciones «no está en la agenda. Estamos a otra cosa», vienen a decir las mismas fuentes. Y eso que se trata de un asunto que no es baladí, ya que la norma regula qué esfuerzo hace cada nivel institucional para sostener el presupuesto del Ejecutivo de Vitoria y detalla la con tribución que hace cada uno de los tres territorios vascos en ese mismo sentido.

La Ley de Aportaciones acumula casi una década –lleva prorrogada desde 2011–,de «dimes y diretes» debido a las discrepancias entre las instituciones forales, que en esta legislatura están todas gobernadas en coalición por PNV y PSE-EE. Una mirada retrospectiva permite obser- var que, pese a haberse registrado varias combinaciones políticas en Lakua y en las diputaciones, el acuerdo nunca ha llegado a alcanzarse.

Del «hito « al «parche»
Precisamente el último pacto suscrito en relación a la norma legal data del último Consejo de Finanzas, el celebrado en febrero, cuando las instituciones alcanzaron un acuerdo de urgencia que asegura a Gipuzkoa un mínimo de ingresos. En realidad, se trató de un pacto de mínimos que estableció crear un fondo extraordinario añadido al general de ajuste y que se dota con 60 millones al 50% entre el Gobierno Vasco y las diputaciones. El pacto no entró al fondo de la norma actual, que en la última década ha beneficiado siempre a Bizkaia en detrimento de Gipuzkoa, que acumula un déficit recaudatorio de 806 millones de euros si se contabilizan los ocho últimos ejercicios.

Para este año se va a dotar el Fon do General de Ajuste con 133,7 millones de euros, que se distribuirán entre Álava y Gipuzkoa, a razón de 39,1 y 94,6 millones de euros, respectivamente. Además, Gipuzkoa percibirá 4,04 millones con carácter extraordinario a través del nuevo fondo y Álava, por su parte, 1,6. Una cantidad que supone poco más de una décima sobre sus porcentajes de contribución al Gobierno Vasco, pero que permite reducir el desajuste que existe entre ingresos fiscales y apor- taciones al Ejecutivo, y con la que alcanzan el 99% de su coeficiente horizontal, el porcentaje de la bolsa común que debe aportar cada diputación al Gobierno: el 50,94% en el caso de Bizkaia, el 33,06% en el de Gipuzkoa y el 16% en el de Álava.

Este acuerdo 'in extremis' alcanzado en febrero provocó todo tipo de reacciones políticas. Markel Olano, diputado general de Gipuzkoa, calificó el pacto de «hito», mientras que la oposición no dudó en tildarlo de «parche». Un cruce de acusaciones que dura prácticamente una década y que promete continuar con más capítulos.

Recaudación
Aparcada la reforma de la Ley de Aportaciones, el Consejo de Finanzas, que debe reunirse obligatoriamente dos veces al año –tradicionalmente en febrero y en octubre–, trata de dinero, dicho así de manera cruda. Es decir, cuánto se recauda, cómo se reparte, cuáles son las reglas que fijan ese reparto y cuáles son las previsiones de ingresos para el próximo año. En la cita de mañana en concreto, se elaborará una previsión del cierre del año en curso y también se establecerán las estimaciones de 2020 junto al esfuerzo que cada institución foral deberá acometer en el sostenimien- to del Gobierno Vasco.

En lo que respecta a la recaudación acumulada hasta agosto –últimos datos publicados–, Gipuzkoa se presenta a esta cita del Consejo como el 'farolillo rojo' de Euskadi, ya que hasta el 31 de agosto el incremento de los ingresos por impuestos en el territorio se limita a un 0,4%, muy lejos de los registrados en Bizkaia y Álava, con ascensos del 1,9% y el 1,8%, respectivamente.

Un peor comportamiento del Impuesto de Sociedades, junto a unas notables devoluciones de IVA –derivadas del aumento de las exportaciones de las empresas guipuzcoanas–, son las causas a las que el fisco foral atribuye el frenazo en los ingresos vía recaudación, que también han recibido el impacto de unas devoluciones en el IRPF al alza, afectadas estas últimas, entre otras cosas, por las devoluciones de las cantidades retenidas por maternidad y paternidad –que se elevan hasta los 30 millones–.

Los ingresos netos para el erario público guipuzcoano alcanzan a 31 de agosto los 3.078,62 millones de euros, apenas 11 por encima de los acumulados en igual periodo del pasado ejercicio y a mucha distancia de los 4.974 millones que constan en las previsiones oficiales para el conjunto del año. Con todo, fuentes del departamento de Hacienda se muestran optimistas en cuanto a una mejora de la recaudación antes de que finalice el año.